Calendario de contenido

Guía para crear un calendario de contenido en redes sociales paso a paso

Crear el contenido para redes sociales es una de las actividades esenciales de un community manager. En muchas ocasiones, necesitaremos un aprobado previo por parte de un jefe o cliente antes de publicarlo, por lo que es conveniente crear un calendario de contenido adecuado y que sea práctico.

En este post te explico cómo crear un calendario de contenidos en redes sociales desde cero: desde la selección de temáticas, hasta la forma de mostrarlos en un documento que podamos compartir.

Vamos a suponer que ya tienes la parte estratégica clara y que ya sabes cuáles son tus objetivos en redes sociales, has seleccionado los canales en los que estarás presente y has decidido con qué frecuencia, el estilo y tono publicarás. A partir de ahí, estos son los 3 aspectos que necesitas definir para crear tu calendario de contenidos:

  • Territorios y temáticas
  • Fuentes
  • Formatos

Territorios de marca y temáticas

Lo primero en lo que debes pensar son los llamados “territorios de marca”. Para ello, piensa en las grandes áreas sobre las que tu marca hablará y en las que queremos que se encuadre.

En sencillo pensar, por ejemplo, que una marca de teléfonos móviles se puede encuadrar fácilmente en territorios como innovación o tecnología. Si pensamos en una marca de cosmética, casi seguro los contenidos serán sobre belleza y una de cereales puede hacerlo sobre alimentación y salud.

Pero no te limites, los territorios no siempre tienen que ser tan evidentes y puedes ir más allá. Hay marcas que usan territorios más osados o más amplios respecto de su negocio, pero alineados con su posicionamiento: la bebida energética Red Bull se centra en el deporte extremo, Arroz La Fallera sobre Valencia o Heineken vincula su marca fuertemente con la música.

Reflexiona y elige los territorios de marca meticulosamente: se trata de una decisión importante porque es la base sobre la que construirás todo lo demás.

El siguiente paso es definir las temáticas, es decir concretar más las diferentes líneas de contenido que tratarás. Lo mejor es hacer un listado, en el que incluyas también los temas más “comerciales” que quieras comunicar: promociones, nuevos productos, noticias de la compañía… Si tu territorio es la tecnología, por ejemplo, algunas de las temáticas podrían ser estas:

  • Recomendación de aplicaciones móviles
  • Novedades del sector
  • Tendencias tecnológicas
  • Reviews de productos
  • Trucos y consejos de uso
  • Comparativas de productos

Las temáticas pueden variar, ampliarse o reducirse a lo largo del tiempo, pero es conveniente que los territorios sean sólidos.

Define las fuentes de contenido

Otro aspecto importante es el origen de esos contenidos. A grandes rasgos hay 3 grandes fuentes principales que puedes combinar en un calendario: el contenido propio, el contenido curado y el creado por los usuarios sobre la marca (llamado generalmente UGC o User Generated Content).

El contenido propio es el más valioso, el que más nos define: imágenes, textos, vídeos, etc. creados desde la experiencia y el conocimiento de los territorios en los que se mueve la marca. Pero, no nos engañemos, también es el que más recursos y tiempo necesita.

En segundo lugar, tenemos el llamado contenido curado, es decir, la selección meticulosa de contenido creado por otros y que pueda ser del interés de tu comunidad. Eso sí, no se trata solo de copiar y pegar, puedes añadir un comentario o presentarlo aportando un estilo propio. Y muy importante, siempre menciona al autor apropiadamente.

Finalmente, un tipo de contenido muy interesante que puedes aprovechar es el que crean los propios usuarios sobre tu marca, tus productos o tus servicios: desde una persona que sube una foto a Instagram usando las prendas que vendes en tu tienda online, a un post que comenta el menú tan espectacular que comió en tu restaurante. Otro punto a su favor es que contribuyen a reforzar tu reputación e imagen.

Un documento para unirlos a todos

El último paso es pensar qué peso le darás a cada uno de los tipos de contenidos para plasmarlo en un documento. Seguramente, no todos tendrán la misma frecuencia e importancia. Por ejemplo, puedes decidir que publicarás un contenido propio por cada 3 que hayas seleccionado de terceros. O que un 30% de los contenidos hablarán de alimentación y un 70% de deporte.

No olvides pensar en los formatos que tendrán estos contenidos: texto con imagen, una infografía, un post en el blog, un vídeos y refléjalo también en el calendario.

ejemplo de calendario de contenido
Ver ejemplo de calendario de contenido en Google Docs

Ahora simplemente tienes que distribuir los temas a lo largo del calendario en función de la frecuencia y porcentajes que hayas decidido. Una vez que lo tengas, será el momento de rellenarlo con contenidos de cada tipo semanal, quincenal o mensualmente. Y no olvides estar atento a las noticias, ya que siempre puedes enriquecerlo sobre la marcha con contenidos que quizá no tenías planificados pero que son relevantes en función de los temas de actualidad.

Este formato de presentación es sencillo pero puedes adaptarlo a tus necesidades concretas (por ejemplo, añadiendo una columna para el estado de la publicación (pendiente de aprobación, aprobado, publicado, etc.), una para contar los caracteres, etc.).

Te recomiendo, eso sí, que uses un documento de Google, online, ya que tiene varias ventajas, como que varias personas puedan trabajar en él o lo sencillo que es de compartir y abrir desde cualquier dispositivo. Puedes descargártelo (haciendo clic en “Archivo” > “Descargar como”) o crear una copia si quieres usarlo online (“Archivo” > “Crear una copia”).

 

¡Espero que te sea útil! Si es así, cuéntamelo en los comentarios y, si quieres recibir más posts de mi blog, ¡no olvides suscribirte! 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *